cs.casitaestrella@gmail.com

Calle Pedro Londero 3400 (Acceso Norte a 10 km de Paraná)

Paraná, Entre Ríos

VOLUNTARIADO JOVEN

Este programa nace gracias al festejo de los cumpleaños de los niños, que se hacía en 2016 una vez por mes en la Casita Estrella, una tarde como cualquiera pero que llegó luego de una semana de mucha lluvia. Los jóvenes que habían podido asistir ese día estaban esperando con todo listo a  las familias en la casita, pero nadie asistió a la fiesta así que comenzaron a preguntarse porque había sucedido esto y se entristecieron un poco por no poder ver a los niños y que se quedaran sin su día especial;  fue entonces que surgió la idea de ir al Barrio Costero y compartir la torta que habían preparado.

Al llegar se encontraron con una realidad muy dura que los movilizó a todos. La mayoría no conocían el barrio y quienes habían ido nunca lo habían visto luego de la lluvia. Lo primero que notaron es que todo se encontraba rodeado de barro, los niños estaban embarrados y mojados, no por haber estado jugando, sino porque así vivían, y fue allí donde estos jóvenes notaron que así eran para estos niños y sus familias los días posteriores a la lluvia, y comprendieron lo difícil que era para estas personas, vivir en aquella delicada situación.

Así fue como todo comenzó, de un día triste surgió algo hermoso. Ese día aquellos jóvenes se dieron cuenta de que eran ellos quienes tenían que ir al encuentro de los pequeños, adentrarse en su realidad y poder comprender sus necesidades y fragilidades para luego acompañarlos en su día a día.

A partir de allí este grupo empezó a ir sábado por medio al Barrio Costero a buscar a los chicos por las casas para ir a un pequeño campo apodado “la canchita” a jugar. Al principio no sabían que actividades hacer ni por dónde empezar, pero siempre tuvieron en claro que querían conocerlos, y que eso era lo más importante de todo para ellos; sin importar si los pequeños tenían 2 o 12 años, estos jóvenes sabían que tendrían mucho para aprender de ellos, y eso era lo que más deseaban. Al muy poco tiempo los niños comenzaron a abrir sus corazones y a llenar de amor a estos jóvenes, que aunque a veces, por distintos inconvenientes, sean 2 no quieren dejar de ir a visitar a sus niñitos y de contagiar esa alegría que les genera pertenecer a este voluntariado a muchos otros adolescentes y jóvenes.                      

Hoy en día, se encuentran construyendo juntos cada sábado, la base de este voluntariado es que los chicos comentan que quieren hacer y que les gusta y los grandes toman lo dicho por ellos para orientarse en cada encuentro, siguiendo antes que nada a estos niños para guiarlos y de a poco poder enseñarles cosas pequeñas pero muy importantes. Y nos comentan que:

“Muchas veces no es necesario buscar a los chicos, ya que con escuchar algunas de nuestras voces están todos esperandonos listos para ir corriendo a nuestros brazos. ¡Hay tantas experiencias por contar y tantos pequeños cambios que nos llenan el corazón! Somos felices por poder llevar a cabo este hermoso voluntariado. ”

NECESITAMOS COLABORACIÓN CON

Galletitas, facturas, bizcochitos, jugo, tortas y golosinas